Pàgines

Presupuestos públicos de cultura en caída libre

Evolución presupuesto Adm. Central y CCAA 2007-2013 (€/hab. deflactado y % s/presupuesto total)
El gráfico es elocuente. En seis años, de 2007 a 2013, el gasto público presupuestado en cultura ha bajado no solo en valor absoluto (una vez deflactado el efecto de la inflación) sino también su proporción en los respectivos presupuestos públicos. En el año 2007, el conjunto de gobiernos autonómicos invirtieron en cultura el equivalente a 67 Euros por habitante*, mientras que en el año 2013 solo presupuestaron 32 Euros, menos de la mitad. En relación al presupuesto total de su respectiva administración, la ya muy limitada partida cultural se desplomó del 1,82% al 0,96%, y esto en un período de grandes recortes.

Por su lado, la administración central mantuvo su limitado compromiso con la cultura hasta el 2010 (alrededor de los 26 Euros anuales), pero en los tres últimos años, la aportación ha caído a 14 Euros por habitante. De manera parecida a las comunidades autónomas, el peso de la aportación a la cultura en el conjunto del gasto público ha pasado de un ya muy escaso 0,62% a un irrisorio 0,34% con el Ministro Wert.

Un análisis más pormenorizado por comunidades autónomas permite relacionar el calendario electoral, los cambios o continuidad de los partidos en el gobierno y la imposición de la disciplina presupuestaria a lo largo del periodo 2007-2013. No disponemos aun de datos liquidados de 2012 y 2013 hecho que obliga a tomar los presupuestos aprobados por los respectivos parlamentos como fuente de información estandarizada (aunque la disciplina para no superar los límites de endeudamiento se ha dado justamente durante estos dos últimos años, con lo que la distancia entre el gasto presupuestado y el valor finalmente liquidado será superior al de otros ejercicios).


Las comunidades de Madrid y Valenciana, desde hace años en manos del partido popular, vienen reduciendo desde 2007 el valor de su aportación y del peso de la cultura en su presupuesto total. El gobierno madrileño ha pasado de dedicar 54€ a 19€ por habitante en este sexenio, en un desapalancamiento ideológico riguroso y planificado. El gasto de la administración central en equipamientos y proyectos asentados en la capital, junto a un sector privado con muchos recursos, le ha permitido históricamente ser el territorio español con menor gasto cultural de sus administraciones territoriales (ayuntamientos y comunidad autónoma). En Valencia, la reducción empieza en la misma fecha pero partiendo de aportaciones mucho más altas. Y en Galicia y en Castilla-La Mancha el cambio desde un gobierno progresista al PP (respectivamente en 2009 y 2011) ha significado una reducción brutal del presupuesto destinado a cultura. En Galicia se ha pasado de 76,4€ por habitante en 2008 a los 29,8€ en 2013. En Castilla-La Mancha, de 65,3€ en 2010 a 16,8€ en solo tres años (el 0,5% del presupuesto (en una comunidad con escasas competencias extraordinarias traspasadas); la reducción más intensa y drástica de un presupuesto autonómico de la mano de la presidenta de la comunidad y secretaría general del partido popular español.


El caso andaluz, donde ha habido continuidad socialista en el gobierno, el recorte no se explica por razones ideológicas sino por intentar reducir el déficit presupuestario. Con un gasto autonómico por cápita situado de entrada en la banda baja, Andalucía recorta su aportación en cultural a partir de 2010, hasta alcanzar en 2013 la raquítica cantidad de 24,4€ por habitante (el 0,72% de su presupuesto). Más curioso es el caso extremeño, donde desde 2011 gobierna el partido popular con apoyo externo de izquierda unida. Su reducción ha sido bastante menor y su participación en el presupuesto de la comunidad se mantiene en el 1,26%.

Finalmente, el caso catalán, que con presupuesto  para 2013 prorrogado y a falta de los dados liquidados que permitirían una real evaluación de los recortes, se mantiene como la comunidad que reduce en menor proporción su presupuesto cultural, aun y el cambio de gobierno de finales de 2010. A Cataluña vamos a dedicar un próximo post específico.

En esta primera aproximación no hemos incorporado otras comunidades con continuidad del partido popular en sus gobiernos (como Castilla y León, La Rioja, Cantabria o Murcia) o con cambios recientes (Aragón) por la similitud de comportamientos con los reseñados. Tampoco se han tenido en cuenta aquellas donde los entes provinciales o insulares tienen cedido una parte importante de las competencias culturales (como el País Vasco, Baleares o Canarias), o aquellos casos políticamente complejos (Asturias) o con un concierto económico que le permite disfrutar de recursos mucho más amplios que los demás (País Vasco y Navarra).

En este sentido, el último gráfico muestra el gasto agregado liquidado por habitante del conjunto de administraciones territoriales (ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autónomos) correspondiente a los años 2010 y 2011. La mayor holgura de recursos de País Vasco y Navarra (todos quisiéramos el concierto económico!) se combina con comunidades con mayores dificultades pero con un compromiso claro de apoyo (Cataluña, Asturias, Extremadura y en aquellos años también Castilla-La Mancha). En la cola se sitúa Madrid, seguida de Andalucía, Murcia, Baleares y La Rioja.

Lluís Bonet i Tino Carreño
________________________________________
Fuente: Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas. Elaboración propia.
*Euros constantes de 2008

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada